Ediciones Colihue | Asesinos seriales | Kablan, Rolon | 978-987-684-297-6




Efemérides

1865 Nace en Bombay, India, el escritor británico Rudyard Kipling. Autor de novelas de aventuras memorables como El Libro de las Tierras Vírgenes o Kim, Kipling fue ganador del premio Nobel de Literatura en 1907.
1957 Muere Enrique Maroni, comediógrafo y poeta popular, que recogió parte de sus versos en los libros Arriando sueños y La humilde cosecha y, entre otras obras teatrales escribió "Stud La Pampa", "Los gorriones" y "Adelante los que quedan".

Ficha del libro

Asesinos seriales

Crimenes que nos siguen conmocionando

Leonardo Rolon

Paulo Martín Kablan



ISBN: 978-987-684-297-6
Código interno: 104297-6
Disponibilidad: Disponible

Precio: $ 2250.00

Comprar


Colección: F. Col 2 (Comunicación y periodismo)
Formato:13.7 x 21.5
Encuadernación:Rústica Binder
Páginas:208
Editorial:Ediciones Colihue
Año de edición:2022
Materia:
Destinatarios:

Reseña:

Hay crímenes tan aberrantes que dejan su huella en la memoria popular. Las razones son varias: en algunos casos, impactan por haberse aprovechado ciertas condiciones históricas para asesinar gente, como sucedió en la Primera Guerra Mundial con Henri Désiré Landru, apodado Barba Azul. ¿Quién iba a preguntarse por un muerto más o menos en ese tiempo? Otros, siguen en nuestra imaginación por haber ocupado las pantallas del cine y la televisión, o hasta las series que miramos en la computadora. Ed Gein, sin dudas, es uno de esos criminales que trascendieron por haber sido inspiración de la novela luego convertida en película por Alfred Hitchcock, Psicosis. Y, de ahí, a los casos locales que hoy seguimos mencionando: Cayetano Santos Godino, el Petiso Orejudo, o el propio Robledo Puch, cuyos actos fueron también inmortalizados en la pantalla grande. Asesinos seriales. Criminales que nos siguen conmocionando es más que un anecdotario de gente que cruzó el límite de lo humano. Las historias recogidas en este volumen por sus autores, Paulo Kablan y Leonardo Rolón, son también un intento por conjurar el horror, pensarlo, exponerlo con el mayor rigor profesional e histórico, para evitar cualquier tipo de repetición.
El riesgo de conocer la biografía y acciones de esos criminales es el olvido de sus repugnantes asesinatos. Y en eso último, Paulo no duda, conoce a cada uno de esos criminales y su trasfondo familiar; pero siempre deja claro eso, que son asesinos, grandes criminales de la historia. (Mauro Szeta)